Hierbas Suecas

Este medicamento fue descubierto entre los escritos del célebre medico sueco y rector de la Facultad de Medicina, el Dr. Samst, después de su muerte a la edad de 104 años (notariado) Sus padres y abuelos también habían alcanzado una edad patriarcal.

 

Esta receta ha sido recomendada y promovida con gran éxito, por la señora MARIA TREBEN, alemana de nacimiento, quien en su juventud estuvo en un campo de refugiados. A causa de una intoxicación de carne, enfermo de tifus complicada con ictericia y oclusión intestinal. Fue hospitalizada por mas de 6 meses. Posteriormente se desplaza a Austria, aun debilitada por el tifus, donde una mujer le llevó la botella con el líquido marrón oscuro de fuerte olor, le enseño una copia del manuscrito en el que se leían en 46 puntos los males que curaban esas gotas. Al principio no creía que esas modestas gotas pudieran devolverle la salud, ya que ni siquiera el medico podía ayudarla, sin embargo pronto cambio de opinión al sobrevenir un ataque doloroso; Empezó a aplicarse sin titubear mas, un algodón empapado sobre la parte adolorida, lo cubrió con una bolsita de nylon y continuo su trabajo, experimento un agradable calor y alivio en el cuerpo, asegura la señora que con una simple aplicación se le quitaron todos los trastornos que había sufrido durante los últimos meses. La enfermedad había desaparecido como por encanto. Fue así como empezó a usarlas con su familia, amigos y vecinos, obteniendo curaciones asombrosas en personas con deformaciones de manos y pies causadas por la artritis.

 

De epilepsia ocasionada por golpes, tartamudez, sinusitis, hematomas, cólicos biliares, sordera, picadura de insectos, desprendimiento de la retina, vista cansada, cólicos renales, catarros, torceduras, golpes, gastritis, dolores de cabeza, afecciones del hígado, oclusión intestinal, estreñimiento, mareos, trombosis, flebitis, infecciones parasitosis, enfermedades cancerosas, hemorragias intestinales, asma, heridas, inflamaciones, y prácticamente cualquier otra enfermedad, pues depura y fortalecen el organismo.

 

En 1953 llega Grieskirchen, donde solía recomendarlas. En 1961 muere la madre de la señora Treben, es entonces donde ella se fija como propósito dedicarse a la ciencia de las plantas medicinales. Vive nuevas experiencias, y poco a poco se familiariza del todo con las hierbas de la farmacia del señor poniendo al alcance de todos y en especial con los enfermos, el conocimiento de las propiedades curativas de una serie de plantas importantes a través de su publicación “LA SALUD DE LA BOTICA DEL SEÑOR” y el folleto “Los éxitos curativos de Maria Treben,” ambos publicados por la editorial Wilhelm Ennsthaler, Steyr, Austria.

 

La señora manifestó que en caso de duda, la ayudaba mucho la oración ante una imagen de la virgen que tenia en casa, así como su ferviente fe en la omnipotencia del Creador en cuyas manos esta nuestra vida, que Él guía si nos decidimos a oírlo. En Él buscamos ayuda y consuelo en los casos de enfermedades graves y recogemos piadosamente las hierbas de su farmacia.

 

VIRTUDES CURATIVAS DE LAS HIERBAS

 

  1. Aspirándolas repetidas veces, untando con ellas la coronilla y aplicando compresas en la cabeza, calma los dolores y mareos. Para fortalecer la memoria y el cerebro frote repetidas veces a la nuca con un algodón empapado.
  2. Ayuda contra la vista turbia y combaten las nubes y cataratas; aplicando compresas sobre los párpados con los ojos cerrados durante una hora.
  3. Cura erupciones untando la parte afectada frecuentemente con las gotas.
  4. Para dolor de muelas, ampollas o afecciones de la lengua, se disuelven las gotas en un poco de agua, se empapa una gasa o algodón y se coloca en la parte afectada, calma el dolor y la infección se cura.
  5. Para la garganta irritada, catarro o gripe se toman las gotas por la mañana, medio día y noche. Disolviendo una cucharada de las hierbas en medio vaso de agua tibia y se toma lentamente. Haciendo gárgaras, calma la irritación y cura la garganta.
  6. Quita dolencias del estomago, del vientre y ayuda al estreñimiento.
  7. Para calmar los dolores biliares se toma una cucharada por la mañana y otra por la noche. Por las noches se aplican compresas empapadas con las gotas, así desaparecen en poco tiempo todos los dolores.
  8. Dolores y zumbidos de oídos se combate metiendo en los oídos un taponcito de algodón mojado con las gotas.
  9. Tomadas en los últimos quince días de la gravidez una cucharada de hierbas por la mañana y otra por la noche, facilita el parto; para las dificultades post-parto se toma cada dos horas una cucharadita. Si después del parto se presentan inflamaciones en el pecho se aplican compresas empapadas.
  10. Sana las viruelas de los niños dándoles una cucharadita diluida en un poco de agua, cuando las viruelas empiezan a secarse, se mojan repetidas veces con las gotas y se desvanecen las marcas.
  11. Para eliminar los parásitos, los niños deben tomar, una cucharadita de las hierbas, adultos una cucharada en medio vaso de agua tibia por la mañana y por la noche. Aplicar además sobre el ombligo por la noche un algodón empapado de las Hierbas Suecas.
  12. Para ictericia, se toman tres veces al día una cucharada de estas gotas en medio vaso de agua tibia, además se aplica un algodón mojado de las gotas sobre el hígado inflamado.
  13. Alivia las almorranas y sana los riñones, quita la melancolía y las depresiones, estimula el apetito y la digestión.
  14. Para menstruaciones abundantes o irregulares, tomar las gotas durante tres días continuos y repetir el tratamiento veinte veces. Así normalizará el período y también ayudará contra el flujo blanco.
  15. En ataques epilépticos hay que tomarlas al instante, aplicar compresas en la coronilla y parte posterior de la cabeza y durante el día cuatro tasas de infusión de Ortiga con dos cucharadas de Hierbas-Suecas, así se restablece los nervios y todos el organismo.
  16. Las gotas curan también el cáncer, úlceras crónicas e inflamaciones. Las heridas se mojan repetidas veces con las gotas, se empapa un algodón o gasa de las gotas y se cubre con él las heridas. Los dolores se calman pronto y no pueden producirse infecciones o gangrena. Las heridas profundas se riegan con las gotas de Hierbas Suecas sin necesidad de lavarlas antes. Después continúan tratando con compresas empapadas y pronto se vera el efecto curativo de las gotas. Las heridas que se curan con las hierbas no dejan cicatrices.
  17. Para desaparecer cicatrices aunque sean muy antiguas, hay que mojarlas por lo menos unas cuarenta veces con las gotas.
  18. Ayuda a curar moretones y chichones causados por golpes o caídas.
  19. Para los anémicos se toma por las mañanas las gotas durante un periodo prolongado y limpia la sangre, fomenta su producción y activa la circulación.
  20. Para dolores reumáticos se toma por la mañana y por la noche y se aplican paños empapados en las partes afectadas.
  21. Para insomnio tomarlas antes de ir a acostarse. Si se desvela por nerviosismo, se aplica una compresa sobre el corazón.
  22. Para torceduras de tobillo se aplica una compresa sobre la parte afectada.
  23. En caso de malestares serios, fiebre u otros síntomas de enfermedad manifiesto es imprescindible consultar a tiempo al medico para su diagnostico. Igualmente es preciso dejar controlar concienzudamente por un medico el desarrollo y curación de enfermedades graves.

TOMAR CADA DIA POR LA MAÑANA Y POR LA NOCHE HIERBAS SUECAS. FORTALECEN TODO EL ORGANISMO, LIMPIAN LA SANGRE Y ACTIVAN SU CIRCULACIÓN, QUITAN EL TEMBLOR DE MANOS, CONSERVA EL CUERPO ELÁSTICO Y LA CARA JUVENIL. SE PUEDE CONSIDERAR COMO EL MEJOR REMEDIO PARA RECUPERAR Y MANTENER LA SALUD, DESPIERTAN EL ESPIRITU Y DEVUELVEN LAS FUERZAS VITALES.

 

MODO DE EMPLEO

USO INTERNO: Las Hierbas Suecas siempre deben tomarse diluidas en agua. Una cucharada de las hierbas en media taza de agua tibia. En caso de enfermedades severas se toman de 2 a 3 cucharaditas diarias, preparadas de la siguiente manera: una cucharada se disuelve en media taza de infusión o agua tibia y se toma la mitad antes y la otra mitad después de la comida.

 

USO EXTERNO: Para aplicar las compresas, se toma un pedazo de algodón, tela o gasa, se empapa con las hierbas suecas y se aplica a la parte enferma del cuerpo, previamente untada con pomada caléndula o vaselina para evitar irritación en la piel. Encima coloca un plástico para no manchar la ropa y se cubre con todo un paño o se venda, se deja actuar según la enfermedad de 2 a 4 horas. Si el enfermo lo soporta, se puede dejar toda la noche. Después de quitar la compresa se empolva la piel. Para personas con piel delicada o alérgica se disminuye el tiempo de aplicación y no deben usar el plástico, solo ponerse un paño. Si se presentan erupciones o ardores se tratan con vaselina.

ASTROWALTER : 2015 : Todos los derechos reservados

Design & Powered by :

Síguenos en :